Mi blog en QuéRecetas

Que Recetas

7 de enero de 2013

CÓMO LIMPIAR Y RECUPERAR UNA OLLA QUEMADA (sobre todo si es de acero inoxidable)

Buenas tardes, y Feliz Año 2013. 
Este año hay que ponerse las pilas, y cocinar sin mucho coste, que nos espera un año difícil.
De momento, vamos a recuperar las ollas quemadas, que a veces no sabemos qué hacer con ellas, y si se puede, mejor no tirarlas.
Seguramente habrá otros remedios, pero éste me ha salvado hoy de tirar un cazo.
En un principio, si no se ha quemado mucho, quizá dejándolo en agua caliente con unas gotas de jabón líquido durante un día entero o una noche, será suficiente. Luego le das con una esponja y listo.


Pero otras veces, se nos va el santo al cielo, y en décimas de segundo se nos puede quemar la olla. Si se ha quemado mucho, la imagen del cazo resulta desastrosa.



Echa medio vasito de lejía, unas gotas de jabón líquido para lavavajillas y pon a hervir.



 Se deja un rato hirviendo hasta que se va desencrustando lo quemado.


Comprueba que lo quemado se va deshaciendo, y apareciendo el fondo como estaba antes.


Con un estropajo de aluminio, o especial para acero inoxidable, termina dándole hasta que esté completamente limpio.
Ten mucho cuidado mientras está hirviendo y no aspires el vapor que sale de la olla, es tóxico.
En ocasiones el vinagre también da buen resultado, pero con la lejía es milagroso.
¡Basado en hechos reales! Èste era mi cazo antes y después.